«A veces hablo con los hombres como un niño habla con sus muñecos; aun sabiendo que los muñecos no pueden comprender, mediante un grato autoengaño metódico se logra el gozo de la comunicación.» (Schopenhaurer)

Share Button