«El mal es vulgar y siempre humano, y duerme en nuestra cama y come en nuestra mesa» (W. H. Auden)